¿Quién si no? Parménides, naturalmente

¿Quién si no? Parménides, naturalmente


Hoy hemos visto cómo hay filósofos que marcan la diferencia… En este caso es Parménides de Elea. Él marca un antes y un después con la aparición de su famoso poema (que debéis leer).

Hasta ahora hemos visto que los filósofos de la naturaleza eran todos monistas, es decir, explicaban el origen del universo (del cosmos) a partir de un único principio que siempre existe y existirá.

Pero todo cambia con las dos tesis de Parménides:

  • Del no ser no puede surgir nada, o dicho con otras palabras, que el cambio es imposible.
  • De la unidad no puede surgir la pluralidad o ¿cómo una tiza puede dar lugar a todo el universo?

Los siguientes filósofos de la naturaleza se denominaron pluralistas para intentar solucionar este problema: Si tenemos muchas tizas, es más fácil explicar cómo hay tantas y tantas cosas en el universo, ¿no?

Lo que más nos puede interesar de Parménides son las conclusiones que el mismo Platón obtuvo: si tenemos a un amigo, al cual hace mucho que no vemos y observamos que ha cambiado su forma de pensar y de vestir (fuera gafas, barba, ha engordado…), tenemos un montón de datos sensibles procedentes de los sentidos que nos dicen que no es el mismo. Pero la razón nos dice que sí. ¿No os parece?

Parménides dirá que hay pues dos formas de conocimiento o dos formas de saber si es realmente él: la opinión o doxa, que juzga las apariencias (y las apariencias engañan). Las apariencias nos dirán que no es él y esto nos dejará con el mal sabor de boca de que no podremos invitarle a una cerveza para celebrar nuestro encuentro. Y la otra opción o vía es la razón que se ocupa del ser (aquí entiéndase alma, esencia…). Ésta nos confirma lo que efectivamente intuíamos: ¡es él!

Si pensáis un poquito, en el fondo TODOS compartimos la tesis de Parménides: las apariencias no nos dicen mucho sobre las personas o cosas, hay que ir más allá. Ese más allá es el SER que, según Parménides, es inmutable, limitado, esférico..

A continuación os dejo un divertido vídeo que muestra, creo y bastante bien, vuestra perplejidad y enfado.

Anuncios

5 comentarios en “¿Quién si no? Parménides, naturalmente

    1. El Ser en Parménides NO tiene ni principio ni fin, es y existe desde siempre, esto es, es eterno… Pero a la vez es esférico y limitado. ¿Cómo se come eso? Pues muy sencillo: Parménides, siguiendo a los Pitagóricos, emplean las propiedades de “esférico” y “limitado” en otro sentido diferente al nuestro.
      No tienes que entender “esférico” y “limitado” como propiedades espacio-temporales, sino como lo hacían los Pitagóricos (mira en la pág. 12 de tu libro) como propiedades que hacen referencia a su perfección (pues el Ser es lo más; de hecho NO HAY NADA MÁS QUE EL SER). Para los Pitagóricos la noción de “límite” implica reposo y si recuerdas, el Ser para Parménides está en reposo (pues el movimiento no exite) y es “esférico” porque es la figura geométrica más perfecta.
      Espero haberte ayudado.
      Saluditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s