Aristóteles o la Paradoja del Discípulo

Aristóteles o la Paradoja del Discípulo


Aristóteles, hijo de un médico llamado Nicómaco -Aristóteles tuvo un hijo al que llamó como a su padre- es uno de los más grandes filósofos de la Antigüedad. Digo uno de los más, porque le tocó vivir a la sombra de Platón y Sócrates. Pero esta concepción que nosotros no tenemos no siempre fue así.

Arístoteles fue conocido durante la Edad Media como el Filósofo (el epíteto más grande que se le ha atribuido a un pensador). Como hemos visto en clase, él no sólo fue un filósofo que vivió a la sombra de otro filósofo (ya que estuvo hasta 20 años en la Academia de Platón), sino que fue astrónomo, biológico, físico, teórico de la música… Es el primer pensador universal.

Os pongo a continuación un vídeo (no he encontrado otro mejor) que resalta bastante bien este aspecto:

Aristóteles ejemplifica y vive uno de los mayores dramas de un pensador: La Paradoja del Discípulo, formulada por el gran filósofo Ja Comellas en el 2010. La Paradoja del Discípulo puede resumirse así: todo Maestro o Profesor tendrá un discípulo que se rebelará contra su doctrina y este discípulo tendrá a su vez otro discípulo que se rebelará contra él y así hasta el infinito. Como podéis observar esta paradoja nos conduce a un un círculo vicioso del que no podemos escapar.

Pero no lejos de esta Paradoja se nos plantea un dilema: ¿Por qué todo Maestro se ve superado o ignorado por su Discípulo? Platón dio clases a Aristóteles durante 20 años y éste rechazó rotundamente la doctrina de su maestro. Seguramente Platón, viendo esta actitud en su discípulo predilecto, intentó buscar las razones de su “fracaso”. No consiguió entusiasmar a su discípulo con lo que él creía que era la verdad.

Pero Aristóteles también sufrió este mal en sus carnes: Él, que defendió la virtud, la justicia y el bien por encima de todo, tuvo que contemplar como su discípulo, el gran Alejandro Magno, era una persona díscola y llena de vicios. Alejandro no siguió jamás sus consejos. ¿Porqué?

Porque cada uno debe encontrar su camino y “caminar a su aire”. No significa que cada uno haga lo que quiera, sino que cada uno elige su camino para alcanzar su meta. El error más grande: pensar que la encontraremos solos.

Debemos creer, por los testimonios que tenemos, que Aristóteles no guardó un buen recuerdo de la Academia; el mismo mal padeció él con Alejandro Magno.

Este vídeo de la película El Club de los Poetas Muertos intenta resolver la Paradoja: todos debemos encontrar nuestro camino, pero sin que nunca nos dé vergüenza decir de donde venimos y con quien vamos. Porque incluso los malos maestros nos ayudan en el camino, y si no que se lo digan a Frodo y a Sam.

Anuncios

13 comentarios en “Aristóteles o la Paradoja del Discípulo

  1. Efectivamente Rodri, no he dicho que sea incorrecto lo que has dicho. Lo que he hecho ha sido comparar al hombre con un animal, ovíparo, cierto, aunque seamos mamiferos, pero con un animal al fin y al cabo. ¿Adónde quiero llegar? A que aunque el ejemplo es válido a simple vista, es peligroso, puesto que ya sabemos que los animales no piensan, tienen su función y ya esta (conductismo basicamente de Skinner) con lo cual hablar ahí de guía y aprendiz es difícil, no obstante, repito, el ejemplo no es malo! 😉

  2. A propósito, se me ha olvidado decirte una cosa Rodri, lo de los mamíferos es una obviedad, puesto que ya etimológicamente significa ´´que mama“, con lo cual depende de sus padres. Pero, ¿qué ocurre con numerosos ovíparos como muchas serpientes, tortugas marinas, una gran cantidad de insectos, etc? Son abandonados a su suerte, con lo cual, ¿dónde está ahí el guía del que tu hablabas en los mamíferos?

  3. Rodrigo, un discípulo sin ganas de vivir, si te refieres al ejemplo que nos presenta Viktor Frankl en su libro, sin sentido alguno en su vida, podríamos decir que está, desde el momento en que piensa eso, separado de sus guías que en tu ejemplo son sus padres.
    Nadie puede cuestionar las leyes de la física o las matemáticas porque hacerlo sería cuestionarte el mundo, es decir, cuestionarte que 1MILLON DE CARAMELOS más 1 MILLÓN DE CARAMELOS van a dar DOS MILLONES DE CARAMELOS, aunque tú mismo no lo hayas comprobado, sería una incongruencia, cuestionarte el mundo, pues éste se encuentra regido por éstas leyes, que están demostradas científicamente,y que si quieres probar que no son erróneas lo puedes hacer: si sueltas un chalé desde una grúa en la Tierra, descenderá hasta el suelo por efecto de la gravedad, y lo sabemos sin haberlo experimentado, pero si tú quieres, pruébalo y verás como sí ocurre.

    1. Yo creo que no me has entendido. Cuando hablo de las leyes físicas o matemáticas son simplemente ejemplos; solamente quiero cuestionar la veracidad de las ideas que nos da nuestro guía en este caso los libros o los profesores. Y creo que es cierto que las matemáticas se comprueban pero tu cuando hablas de a dónde va nuestro pensamientonsi las ideas del maestro son erróneas, me gustaría saber cómo se sabe si una teoría filosófica es errónea o no. Quizás ahí es donde este el quid de la paradoja como has dicho tú.

  4. Bien, antes de nada he de decir que aunque el otro día en clase le planteé algunas preguntas que intentaban digamos quebrantar su teoría, estoy de acuerdo casi totalmente con su teoría, pero me gustaría señalar unos puntos a tener en cuenta:

    1 La propuesta moral de Aristóteles incluye como concepto fundamental la eudaimonia, que no es sino un fin en sí mismo, y que podríamos relacionar directamente con la actividad intelectual. Alejandro Magno, a pesar de sus vicios, fue una persona de tal capacidad realizar sus conquistas y organizar su imperio en continua expansión y florecimiento cultural que no sería cierto decir que no alcanzó una gran capacidad intelectual. En cuanto a sus vicios, el propio Aristóteles admite las necesidades corporales y demás problemas que afectan al ser humano.
    Qué quiero decir con esto? Pues que el discípulo no siempre tiene porqué separarse del maestro, aunque pueda tener algún matiz distinto como Alejandro Magno con sus vicios, sino que muchas veces no se tienen en cuenta aspectos menos importantes en la filosofía del maestro que posteriormente el guía resalta o con los que es consecuente. Decimos que separarse de un maestro es, quizá, introducir un concepto que anteriormente no estaba en la suya, eso yo diría que es simplemente superarlo sin separarse de él.

    2 Digamos que es una aclaración de lo que he explicado al final del anterior párrafo. Voy a poner un ejemplo claro:
    Husserl propone un método que conocemos como fenomenológico. Su discípulo, Scheler, aplica la fenomenología al campo de los valores. ¿Sería correcto decir que Scheler ha superado a Husserl, o , únicamente se ha atrevido a abordar un tema que su maestro no tuvo en cuenta?

    3 En el caso de publicar esta teoría, si usted no dice qué utilidad o qué consecuencias se desprenden de esta teoría (de que el discípulo abandone al guía). Se supone, y si me equivoco rectifíqueme, que el objetivo siempre es superarle. Bien, superación a superación, se llegará a un sistema perfecto una vez se hayan tratado todos los campos de la filosofía. Cuando se consiga eso, ¿el maestro tendrá discípulos disidentes? En el caso de que alguien lo fuera, ocurrirían dos cosas: se ha separado de su maestro (se cumple su propuesta)pero no lo ha superado, sino que se ha equivocado. Esto es aplicable a las numerosas teorías que hoy existen, si el aprendiz siempre se distancia del maestro, hay numerosas teorías que estarán mal, y, consecuentemente, quien en realidad crea que está superando a su maestro, teóricamente lo esta haciendo, pero nunca llegará a nada real y cierto puesto que el punto de partida ya es incorrecto. Por ejemplo, un filósofo que parte de una concepción dualista del hombre que le han enseñado formulará toda su teoría en base a eso, y, aunque crea que supera a su maestro, en realidad, se está equivocando más aun, porque esta deduciendo enseñanzas de una falacia. Por lo tanto, efectivamente muchas teorías se han ido superando, porque han partido de algo cierto, aunque no sepamos cúales son, pero habrá muchas que no se han superado como tales, sino que sería mas correcto decir que están aun más equivocadas.

    4 El concepto de abandonar al guía es una enseñanza perfectamente relacionable con el libro que hemos leído de Demian y, consecuentemente, con el propio Nietzsche (definir nosotros mismos nuestra propia vida). Pero, eso de pensar que no lo conseguiremos solos, es una afirmación peligrosa: si necesitamos siempre alguna base filosófica, pero dicha base, como anteriormente hemos dicho, es incorrecta, ¿adónde iran a parar nuestros pensamientos? La necesidad de tener un guía dirigirá a muchísimos seguidores inexorablemente al fracaso. Pero lo más importante no es eso, sino lo siguiente: si siempre necesitamos un guía, ¿como surgió la primera idea? El primer guía no pudo ser aprendiz de alguien, por el hecho de ser el primero, y, por tanto, el que tuvo la primera idea. Por lo tanto, aquí habría una grave contradicción con su teoría, pues el primer guía no habría necesitado ayuda de nadie, y por tanto, sí que nosotros podemos definir conceptos sin necesidad de un guía. Aquí habría que hacer cierta mención, de nuevo, a Nietzsche, filósofo que creo ha acertado en muchos puntos de su filosofía, ya que el ser humano es un individio particular y concreto que puede deducir ideas nuevas sin necesidad de tener un guía que le haya enseñado algo relacionado con ellas. Este punto de la crítica se sustenta en el siguiente ejemplo que usted mismo nos contó: actualmente, numerosos estudios sostienen que el ser humano nace con ideas INNATAS, ideas que nadie le ha enseñado, y que el podrá desarrollar sin haber requerido de un guía.

    Bien esta es la primera crítica Javier y me ha llevado bastante tiempo, pero me parece una teoría muy interesante y de la que creo que podemos sacar deducciones muy interesantes.

    1. Creo que tu ejemplo de Alejandro Magno no es correcto. No conozco mucho la vida de Alejandro Magno, pero no recuerdo haber visto en ningún escrito que Alejandro Magno fuese un ejemplo de la prudencia aristotélica.
      El caso que tú pones de Husserl y Scheler es bien claro: Scheler se dio cuenta que su maestro tenía razón en cuanto al método empleado, pero no en cuanto al objeto de estudio.
      Sí, le abandonó. Sí se rebeló contra su maestro. Pero como en la evolución de Darwin, no todo discípulo tiene que ser mejor que su maestro.

      1. ¿A qué te refieres con la evolución de Darwin? Que yo sepa la selección natural darwiniana se basaba en eso que los genes iban mejorandose cada vez más.

      2. Pero la naturaleza, que es sabia, se equivoca en sus “experimentos-mutaciones” y la generación siguiente no superaba a la anterior. Suponía una ruptura, que confirma mi Teoria, pero no la superaba.

      3. Se equivoca pero es que hay mutaciones beneficiosas que son las que a la larga se quedarán en nuestros genes es pura selección natural, sobrevive el de los mejores genes, es un proceso muy largo no obstante.

  5. Su paradoja lo que viene a ejemplificar ,además de poder estar basado en ese hecho, es lo que les ocurre a los grandes mamíferos: un perro nace y no puede sobrevivir(encontrar su camino) solo; necesita de sus padres(discípulos) para poder sobrevivir. Pero siempre llega un momento en el que inexorablemente ha de abandonarles, ha de enfrentarse a su vida solo(separación del discípulo) y de ser capaz de conseguir víveres…(formular su propia teoría). Pero claro el perro se separa por la muerte de sus padres o porque tiene crías o porque es algo innato; pero, ¿Y los discípulos? ¿Cree usted que todos somos capaces de separarnos de quienes nos enseñan? ¿Tenemos esa voluntad de poder de la que habló Nietzsche? Ninguno de los que estamos en clase alguna vez se ha levantado y cuestionado la veracidad de las teorías de física o de los experimentos de química: nos lo creemos y punto; es así. ¿Cree por tanto que un discípulo vago, sin ganas de vivir, torpe y fácil sería capaz de separarse de lo enseñado por su maestro y formular una nueva teoría?

    1. Todo ser humano es en potencia un discípulo y un maestro. Y todo discípulo,aunque sea emocionalmente, se tiene que separar de su maestro o padres (sea por la distancia o por la muerte) en algún momento.
      Creo que consideras las personas simples que siempre están de acuerdo con todo el mismo, que se oponen a ser diferentes.
      Pues incluso éstas son incapaces de estar completamente de acuerdo al 100 por 100 con sus maestros.
      Mirad vuestra propia vida: vosotros habéis sido niños que idolatraban a sus padres, como todo niño a hecho, y sin embargo dudo que ahora estéis totalmente de acuerdo con lo que vuestros padres piensan.
      Para ser un discípulo rebelde no hace falta ser un revolucionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s