El Doctor Angélico o ¿soy lo que escribo?

El Doctor Angélico o ¿soy lo que escribo?


Comenzamos con el estudio de un genio: Santo Tomás de Aquino.

Realmente el Aquinate (como es conocido este “gran hombre”) presenta un caso único en el estudio de la Filosofía: realmente era un hombre que vivía su obra. Él vivía y se creía lo que escribía.

Santo Tomás ejemplifica una de las aspiraciones de todos los filósofos (aspiración oculta que no les gusta que sea revelada): Ser ellos la máxima expresión de su obra. Pensad, por ejemplo, en Platón y su ideal del Rey – Filósofo.

Si os fijáis en los autores que hemos estudiado hasta ahora, todos tenían sus discípulos, todos. Y seguro que estaban orgullosos de tenerlos y ser su guía.

En Santo Tomás esto es diferente; como os conté él, antes de escribir la gran obra del Cristianismo, la Suma Teológica, se pasaba horas y horas rezando. Este era su aprendizaje y su método de trabajo. Y fue así hasta que tuvo una revelación y dejó de escribir para empezar a vivir lo que escribió.

Anuncios

2 comentarios en “El Doctor Angélico o ¿soy lo que escribo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s