El rostro del Fuhrer o por qué ser un buen filósofo

El rostro del Fuhrer o por qué ser un buen filósofo


Esto está ya casi terminado. Un último esfuerzo quizás.

Ahora nos toca la gran pregunta: ¿ha merecido la pena estudiar Filosofía, estudiar lo que otros piensan y que a mí no me interesa en absoluto?

Yo espero que sí. Y espero que por una cosa: la capacidad crítica de dejar a un lado aquello que nos impida ser hombres auténticos y libres. Sólo por eso merece la pena todo un curso de Filosofía.

Un corto de Disney que tuvo una historia difícil por un su increíble crítica al régimen de Hitler (ya sabéis, ese señor bajito y malhumorado que leía con tanta pasión a Nietzsche) es El rostro del Fuhrer donde mi admirado Pato Donald borda el papel de su vida.

Porque si os fijáis, aunque Marx y Nietzsche fueron muy críticos con su época y con las épocas anteriores (de hecho no dejaron títere con cabeza), no lo fueron nada con sus pensamientos y con las posibilidades filosóficas que de ellos se deducían.

Ahora nos toca a nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s