El camino de la luz o Abraxas nos guía

El camino de la luz o Abraxas nos guía

Seguimos con las colaboraciones en el blog dentro de la nueva sección: Ágora.

Este estupendo post ha sido elaborado por el alumno de 2º de Bachillerato que comenta asiduamente en el blog bajo el nombre de Lagardere.

Para aquellos que han leído Demian,  Abraxas es ya un viejo conocido; para los que no, un extraño que, a juzgar por este post, sale en el libro que debemos leer y lo haremos… o no. Pertenezcáis a uno u otro grupo:

Abraxas es el nombre que recibe un dios (de origen gnóstico) venerado en la antigüedad por distintos pueblos. Lo que ha provocado que su imagen inicial (con cabeza de gallo, serpientes en lugar de piernas, armadura en el pecho, con látigo y escudo.) fuera modificada en la Edad Media para convertirse en un ser grotesco, con cabeza de dragón coronada y cuerpo deforme; manteniendo tan solo las serpientes como piernas y el látigo de la figura gnóstica. Este dios, al contrario que los de otras religiones, reunía en un solo ser lo bueno y lo malo, considerándose así ángel y demonio al mismo tiempo.

En la novela de Hermann Hesse, es seguido por varios personajes durante el desarrollo de la misma y es presentado como el destino inexorable; pues, al igual que mantuvo siempre Platón, éste nos guiará a nuestra verdadera función -algo así como nuestra vocación-a través de las experiencias que vayamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida, tanto en lo bueno como en lo malo.

Pero ¿qué debemos pues hacer ante la vieja figura de Abraxas? ¿Nos dejamos guiar por Abraxas para encontrar nuestro “cometido” y salir por fin de la caverna? ¿o seguimos en el camino de la luz a pesar de su monotonía?

Las dudas de la prueba de lectura del libro, aquí.

 

Anuncios
Cómo ser presidente del gobierno o qué cambiarías tú de tu sociedad

Cómo ser presidente del gobierno o qué cambiarías tú de tu sociedad

El blog crece cada día más. Cada vez somos muchos los que pensamos a la manera de ese viejo señor que enseñaba filosofía en el Ágora ateniense, y que tuvo como discípulo una de las mentes más preclaras de la historia del pensamiento, tenía razón cuando afirmaba: “una vida sin examen no merece la pena ser vivida.” Sócrates y Platón, maestro y discípulo, consideraban el ágora como lugar ideal para el debate y la difusión gratuita de sus ideas.

Así nosotros abrimos en el blog una sección titulada Ágora donde cualquiera que lo desee puede participar exponiendo sus ideas.

El siguiente post ha sido escrito por el twittero y alumno de 2º de Bachillerato @josetemonforte.

Hemos visto en clase varios filósofos que idearon una sociedad mejor, con un tipo de gobierno, con unas leyes naturales o no, sociedad de clases o sin ellas,  etc. Creo que todos los hombres todos tenemos una idea de Estado o de las leyes o normas que según nosotros deberían cumplirse en una sociedad.

¿Cuántas veces hemos dicho: esta ley es innecesaria, hay que cambiar tal ycual ley, los políticos son unos corruptos, se ahorraría más de la siguiente manera…?

Son temas que nos guste la política mucho, poco o nada siempre que se habla de ellos, pues el hombre es como afirmó Aristóteles un animal político: participamos y damos nuestra opinión o punto de vista.

¿Quién no ha escuchado algo de la Justicia y la ley del menor con el caso Marta del Castillo o nuevo caso de corrupción en la esfera política con Camps y sus trajes, Pepiño Blanco y su visita a gasolineras o la Junta de Andalucía con sus fiestas y cocaína y el tema del ahorro en la crisis económica?

Como podéis ver son temas actuales en medios de comunicación y redes sociales, seguro que cada uno de vosotros habéis dado en Twitter vuestra opinión sobre uno de estos temas o habéis dicho lo que le convenía  a España.

El otro día en clase se planteó la pregunta de qué cambiarías tú en España, pues ahora es el momento de opinar, a lo mejor un día nos lee Mariano Rajoy y nos hace caso…

¿Qué cambiarías tú en España?

¿Es justo que haya votos que cuenten más que otros, los servicios públicos españoles son los más adecuados, estamos de acuerdo con las leyes españolas?

¡Venga señores que hay que levantar España!