¿Qué hacemos con los malos gobernantes?

¿Qué hacemos con los malos gobernantes?

Aristóteles, que tenía algo del archifamoso Pablo Iglesias, afirmó que el buen gobierno es aquel que busca la felicidad de sus ciudadanos. Este es el fin último de todo gobierno; cuando los goberantes no cumplen con este objetivo, se denominan malos gobernantes.

¿Qué hacer, pues, con un mal gobernante? ¿Destutuirlo?

Aristóteles, y eso lo sé, nunca defendería una anarquía, pues pensaba que los seres humanos somos sociables y necesitamos de los demás para vivir.

Pero, ¿qué hacer con un mal gobernante?

Un bebé refuta la teoría del conocimiento de Aristóteles

Un bebé refuta la teoría del conocimiento de Aristóteles

Decía el viejo Aristóteles que la mente humana es como un una página en blanco, una tabula rasa. Para el Estagirita, todo lo que sabemos ha sido adquirido por los sentidos, nada de ideas innatas.

Aristóteles siempre le quiso llevar la contraria a Platón, hasta en el más mínimo detalle. Pero llegó un bebé, un recién nacido cualquier y le demostró a Aristóteles que no, que sabemos muchas cosas, pero es que somos olvidadizos. Tal vez sea mejor así.

La ética aristotélica o empieza por aceptar lo que fuiste

La ética aristotélica o empieza por aceptar lo que fuiste

R2-D2 Ironman

Es casi constitutivo del ser humano soñar. Siempre estamos soñando lo que seremos y lo que haremos en un futuro ficiticio, pero rara vez nos paramos en el presente más inmediato para mejorarlo.

Se podría decir que Aristóteles era amigo del presente, y para el filósofo de Estagira ahí radicaba la felicidad: no se trataba de alcanzar muchas cosas, sino de, a través de un buen carácter, ir descubriendo la verdad de uno mismo. Y aprender a disfrutar de ello.