El juicio y las pasiones de Sócrates

El juicio y las pasiones de Sócrates

Anuncios
Bane, el discípulo de Protágoras y el fin de la justicia

Bane, el discípulo de Protágoras y el fin de la justicia

Hoy más que nunca la gente clama contra un sistema de justicia corrupto, lento y torpe. Pero aún así, ¿qué sería de nosotros sin él?

Nuestro sistema, defectuoso como el que más (ninguna creación humana puede ser perfecta), es el objetivo del sofista Protágoras. Éste afirmó que no existe sistema más justo que la opinión subjetiva del hombre.

Protágoras creó a Bane, el malo de Batman: “Haced lo que os parezca!”

Yo también quiero ser como Sócrates

Yo también quiero ser como Sócrates

La muerte de Sócrates

Hoy en día la gente quiere ser como Beckham, pero antiguamente, hace muchos años, la gente quería ser como Sócrates. Bueno, no del todo, pues parece ser que era bastante feo el pobre hombre.

Pero lo que sí admiraban, u odiaban, aunque todos sabemos que ambos sentimientos son muy parejos, porque Sócrates sabía lo que quería. Y aún más. Sabía lo que sabía, esto es, nada.

Según palabras que se atribuyen al propio Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Y dedicó toda su vida a averiguarlo.

El ejemplo de Tyrion Lannister o la sinceridad del filósofo

El ejemplo de Tyrion Lannister o la sinceridad del filósofo

No es por la estatura ni por su fealdad, pero Tyron Lannister (para los más despistados, uno de los protagonistas de la conocidísima saga literaria y serie televisiva Juego de Tronos) me recuerda a la figura del filósofo griego, Sócrates, que fue despreciado por los hombres de su tiempo por su fealdad.

Sócrates como Tyrion estarían de acuerdo en algo fundamental en la labor filosófica: la sinceridad con uno mismo sobre quién se es de verdad. Y la ironía.

Para ser filósofo, para perseguir la verdadera filosofía, uno debe ser sincero consigo mismo y aguantar toda la verdad sobre quien es y sobre la realidad; no se puede mirar hacia otro lado. Aunque para ello pueda usarse de la ironía y burlase de lo más preciado para el resto de los mortales.

Cuando Batman estudió con Sócrates y el Joker era un sofista

Cuando Batman estudió con Sócrates y el Joker era un sofista

El gran filósofo griego Sócrates, maestro de Platón, se erigió como enemigo acérrimo de los profesores de retórica que pululaban y abundaban en su época y en su querida Atentas. A estos profesores de retórica se les conoce comúnmente como sofistas.

Estos maestros, entre los que destacaron Protágoras y Gorgias, rechazaban de manera rotunda la existencia de valores y normas universales. Ellos consideraban más bien que cada cual, cada individuo, tiene sus gusto y pareceres, esto es, su propios valores, y que éstos eran suficientes y válidos para vivir. A esta postura se le conoce como relativismo.

Como fácilmente os podréis dar cuenta y como el propio Sócrates les reprochó, si cada uno tiene sus propias normas, si cada ciudad y cada estado promulgan unas leyes distintas los unos de los otros, puede que éstas se contradigan e incluso que perjudiquen la convivencia.

El siguiente vídeo que os dejo pertenece a la película El caballero oscuro y se trata de la escena donde Batman interroga a el Joker aunque más bien el Joker le plantea el dilema ético de seguir o no unos principios o actuar según la moral existente en la sociedad sin preguntarse por su corrección.

Si os fijáis la escena se parece mucho a la última noche que tuvo que pasar Sócrates en la cárcel, donde seguramente le asaltarían las dudas sobre si defendiendo los valores y normas universales hacía bien. Dudas que el Joker le presenta a Batman.