La alienación del siglo XXI

La alienación del siglo XXI

Dijo un filósofo que cada época tiene sus dioses, y qué razón tenía.

Anuncios
La alienación de Marx explicada a través del cine

La alienación de Marx explicada a través del cine

La alienación, concepto marxista que éste tomó de Hegel y de Feuerbach, ha sido un concepto difícil para mucho alumnos; este concepto no quiere significar otra cosa que “extañamiento, enajenación”; situación similar a cuando un profesor os da una mala nota y no reconoce todo vuestro trabajo previo a un examen.

Esta espléndida escena de La lista de Schindler muestra con toda su crudeza el verdadero sentido de la alienación marxista.

El fútbol o el partido filosófico

El fútbol o el partido filosófico

Ahora que la denominada “pasión” por el fútbol (seguro que Marx diría alienación, pues ¿quién se acuerda de las crisis y problemas del mundo mientras haya fútbol?) copa todos los periódicos y telediarios, sería interesante ocuparse filosóficamente del fútbol. ¿No nos hemos ocupado ya del alma, del bien, de la política, del trabajo y la economía? ¿No nos tocaría ahora abordar el gran tema del siglo XXI, el fútbol?

Mientras pensamos un poco en ello, en sus causas, motivaciones y consecuencias, etc. Es importante que no se nos olvide que ya Platón y Kant eran dos grandes amantes del fútbol.

Marx para Dummies

Marx para Dummies

Cuando estudié por primera vez el pensamiento de Marx, pensé que me moría.  No había forma por donde cogerlo. Me hice esquemas y más esquemas.

Yo, que considero que la economía… es una disciplina importante, se me hacía cuesta arriba la obra de Marx. La mayor dificultad: la cantidad de conceptos nuevos que aparecen y que no sabía a qué designaba cada uno (plusvalía, modo de producción, fuerzas productivas, relaciones de producción, alienación, etc.)

Con este estupendo esquema realizado por una profesora de Filosofía de un instituto de Valencia, espero que os ayude a comprender toda la majestuosidad (y complejidad) de este gran filósofo:

 

Haz click en la imagen para ampliarla.

La alienación religiosa o quién es el culpable

La alienación religiosa o quién es el culpable

El filósofo alemán Karl Marx fue un lector voraz y un gran conocedor de su tiempo. Es conocido que Marx, además de estudiar derecho y filosofía, se interesó por la economía y la historia. En sus lecturas se topó con otro filósofo, que si no hubiera sido por la crítica y elaboración de Marx, no hubiera trascendido, Ludwig Feuerbach.

Feuerbach, que además de ser filósofo, se interesó por  antropología de la religión, consideró que la base de la religión es la alienación. ¿Qué es esto? Alienarse es evadirse, desposeer al hombre de algunas de sus cualidades y atribuírselas a otro, que manda y decide sobre el destino de aquél.

Para Feuerbach, Dios era la creación del hombre, creación que le sometía y le impedía auto-realizarse. Y posiblemente tuviera razón.

Marx, que fue más economista que filósofo o antropólogo, pensó de manera distinta la alienación. Para él, la principal causa de la alienación del hombre era la económica: el hombre concreto, el proletario, deja de ser tal para convertirse en una mera mercancía que puede ser sustituida, usada y manipulada. Y vendida.

Marx también criticó duramente la religión con la famosa frase, la religión es “el opio del pueblo”. Y hay que concederle razón. La religión era la evasión, como ahora lo es la televisión, internet, la educación recibida… cuando nos impide actuar y transformar las injusticias de la sociedad. La eterna justificación para no actuar.

Un ejemplo práctico de lo que Marx intentó mostrar es la entrevista al “héroe” de Watchmen (Los vigilantes)Rorschach. Rorschach, que es un sobrenombre con el que actúa impartiendo “justicia” el perturbado Walter Kóvacs, personaje de ficción de la película Watchmen, desea acabar con la depravación e injusticias de la sociedad que le ha tocado vivir. Fijaos en el diálogo final (después del asesinato que es un poco desagradable).

Rorschach está cansado (y también está loco, pero hay que concederle razón en lo que dice) de que la gente busque excusas en Dios, tal y como criticaba Marx. Si hay injusticias, el culpable no es Dios (él reconoce así su horrendo crimen). Si el hombre sufre, es el hombre el culpable de permitirlo.

¿Os parece que la crítica de Marx sigue siendo válida?