El remedio filosófico contra los seres efímeros

El remedio filosófico contra los seres efímeros

Decía mi respestado Leibniz que el ser humano, como mónada que es, está condenado a no “conectar” más que con un puñado de personas a lo largo de su vida. Y creo que tenía razón en ello.

Leibniz sostenía que para “conectar” con alguien debía ocurrir un suceso extraño que permitiese que dos mónadas independientes se “unan”: algo así como el amor.

Estudiar enamorados y el eros platónico

Estudiar enamorados y el eros platónico

Ante los problemas, amor. No, no me he vuelto hippie. Aún no. Pero Platón proponía que el mejor remedio para trabajar mejor, para alcanzar la verdad, es sin lugar a dudas amar lo que uno hace.

Y si a uno no le gusta lo que hace, enamorarse al menos.

Cómo no, Perdidos (la mejor serie de la historia) describe magistralmente el amor.