Batman no era kantiano o cuando decidimos ser superhéroes

Batman no era kantiano o cuando decidimos ser superhéroes

batman-Rodin

Todos sabemos que Bruce Wayne, también conocido como Batman o, últimamente, como El caballero oscuro tiene un trabajo difícil. Pero incluso los superhéroes, para poder salvar vidas y hacer su trabajo, tienen que saber de ética o moral.

Bruce Wayne, cuando decidió meterse a superhéroe y luchar contra los malos, realizó un duro trabajo mental y físico. Quería estar lo mejor preparado posible. Pero cometió un error: no estudiar filosofía con Kant.

Aún así, su amiga Rachel sí estudió filosofía, pero no soportaba a Kant. El famoso filósofo prusiano pensaba que lo importante a la hora de actuar son las intenciones con las que hacemos algo, no las consecuencias de éstas. ¿A quién no le ha pasado que hacía algo con toda la buena voluntad y le salía mal?

Batman pensaba como su amiga Rachel y los consecuencialistas: lo importantes son las consecuencias de nuestros actos, que es lo único que podemos ver.

Pero, ¿qué es lo importante? ¿No podría Batman con toda la buena voluntad o intención, cometer un error y realizar una obra mala (por ejemplo, ser el responsable por un desliz de la muerte de un ciudadano? ¿Sería por eso un asesino o simplemente un superhéroe kantiano que ha cometido un fallo?

Anuncios
Sócrates o el nacimiento de un nuevo tipo de “superhéroe”

Sócrates o el nacimiento de un nuevo tipo de “superhéroe”

A pesar de no haber escrtio ningún libro, Sócrates es sin lugar a dudas el fiósofo más importante de toda la Antigüedad Clásica.

No le hizo falta. Sócrates supo ver que la auténtica filosofía no reside en las grandilocuentes conferencias y en voluminosos libros bellamente escritos, sino que la filosofía se demuestra y se muestra en nuestro obrar.

Creo que Sócrates estaría bastante de acuerdo con la afirmación que Bruce Wayne, más conocido como Batman, hace suya: “Se nos conoce por nuestros actos”.

A Sócrates sobre todo lo conocemos por sus actos, que intentaron cambiar el mundo.

Para que comencéis a descubrir al auténtico héroe que se esconde bajo la capa de Sócrates, os dejo un interesante vídeo sobre su pensamiento.

Sócrates Begins: el nacimiento de un nuevo héroe “filosófico”

Sócrates Begins: el nacimiento de un nuevo héroe “filosófico”

A pesar de no haber escrtio ningún libro, Sócrates es sin lugar a dudas el fiósofo más importante de toda la Antigüedad Clásica.

No le hizo falta. Sócrates supo ver que la auténtica filosofía no reside en las grandilocuentes conferencias y en voluminosos libros bellamente escritos, sino que la filosofía se demuestra y se muestra en nuestro obrar.

Creo que Sócrates estaría bastante de acuerdo con la afirmación que Bruce Wayne, más conocido como Batman, hace suya: “Se nos conoce por nuestros actos”.

A Sócrates sobre todo lo conocemos por sus actos, que intentaron cambiar el mundo.

Cuando Batman estudió con Sócrates y el Joker era un sofista

Cuando Batman estudió con Sócrates y el Joker era un sofista

El gran filósofo griego Sócrates, maestro de Platón, se erigió como enemigo acérrimo de los profesores de retórica que pululaban y abundaban en su época y en su querida Atentas. A estos profesores de retórica se les conoce comúnmente como sofistas.

Estos maestros, entre los que destacaron Protágoras y Gorgias, rechazaban de manera rotunda la existencia de valores y normas universales. Ellos consideraban más bien que cada cual, cada individuo, tiene sus gusto y pareceres, esto es, su propios valores, y que éstos eran suficientes y válidos para vivir. A esta postura se le conoce como relativismo.

Como fácilmente os podréis dar cuenta y como el propio Sócrates les reprochó, si cada uno tiene sus propias normas, si cada ciudad y cada estado promulgan unas leyes distintas los unos de los otros, puede que éstas se contradigan e incluso que perjudiquen la convivencia.

El siguiente vídeo que os dejo pertenece a la película El caballero oscuro y se trata de la escena donde Batman interroga a el Joker aunque más bien el Joker le plantea el dilema ético de seguir o no unos principios o actuar según la moral existente en la sociedad sin preguntarse por su corrección.

Si os fijáis la escena se parece mucho a la última noche que tuvo que pasar Sócrates en la cárcel, donde seguramente le asaltarían las dudas sobre si defendiendo los valores y normas universales hacía bien. Dudas que el Joker le presenta a Batman.

La moral kantiana o por qué Batman no fue un ilustrado

La moral kantiana o por qué Batman no fue un ilustrado

Immanuel Kant, máximo representante de la Ilustración, desarrolló lo que se ha llamado una moral deontológica. Esto quiere decir que su moral se funda en el deber, y no en un fin como defendía Aristóteles o los utilitaristas (donde destacan John Stuart Mill y Jeremy Bentham).

Lo contrario de la moral kantiana son las morales teleológicas. Kant no las llamó así, que sino que él dividió las éticas o morales en dos: la ética formal (ésta era la suya y se basaban en actuar por deber o con buena voluntad) y las éticas materiales (que eran todas las éticas teleológicas, que nos dicen qué tenemos que hacer para ser buenos).

Realmente Kant dio, no sólo con su teoría del conocimiento, sino con su moral un “giro copernicano” a la Historia de la Filosofía. Él sostenía que una acción es correcta cuando se lleva a cabo con buena voluntad. O lo que es lo mismo, lo que importa es la intención y no los hechos o consecuencias.

Pero, ¿cómo podemos conocer la intención de las personas? ¿Qué es lo que conocemos de la gente que nos rodea? La respuesta creo que es clara: se nos conoce por nuestros actos (consecuencias) y no por nuestras intenciones. ¿No os parece?

Desde luego Batman no era de la opinión de Kant. Él, que es un superhéroe, sostiene que la base del bien y de la moral son las consecuencias, como defendían los utilitaristas John Stuart MillJeremy Bentham.

¿Qué os parece? ¿Quién tiene razón: Batman o Kant?

Be yourself o por qué Batman no es científico

Be yourself o por qué Batman no es científico

La Navidad es un tiempo de celebración, de alegría. Pero, no sé por qué, muchas veces se torna en un disparate y en un caos mental, cuando toda la familia se reúne y nada sale como pensábamos que tenía que salir y todo el mundo nos dice cómo debíamos de ser.

El Estagirita, el discípulo díscolo de Platón, Aristóteles, nos diría que fuésemos hombres prudentes, que aprendamos a actuar en cada momento según la prudencia (aquella virtud dianoética tan importante). Vale, ¿y cómo se llama eso a cabo?

Siendo uno mismo. O como dice la canción de Audioslave: “Be yourself is all that you can do“. (“Ser tú mismo es todo lo que puedes hacer”). Espero que os guste.

Porque hay quienes se enamoran en la primera cita y quienes no, porque hay gente que le reza a Dios y otros que no… pero en cualquier caso, uno debe hacer lo único que sabe hacer: ser uno mismo.

Como Homer nos enseña en el siguiente vídeo de Los Simpsons, Batman, a pesar de ser un Superhéroe, no es científico, por mucho que Homer se empeñe. Él no puede hacerlo todo, sólo lo que él sabe hacer: ser un Superhéroe.

La Justica o Por qué Batman no fue a la Academia de Platón

La Justica o Por qué Batman no fue a la Academia de Platón

Platón presenta la Justicia com la armonía entre las partes: armonía entre el alma racional, irascible y apetitiva. Y ¿cómo se consigue eso? Ejercitando sus correspondientes virtudes: la prudencia, la fortaleza y la templanza.

El gran Aristocles circunscribe la Justicia con el intelectualismo moral. En Filosofía existen muchísimas teorías acerca de qué es la Justicia: justicia distributiva, correctiva, conmutativa, retributiva.. Esta última es la que vamos a examinar a la luz del pensamiento platónico.

En la película Batman Begins (2005) de Christopher Nolan, se nos presenta a Bruce Wayne, que aún no ha adoptado la figura de Batman, como un joven desorientado que sigue las doctrinas de un grupo de élite de vigilantes que le intentan adoctrinan en su filosofía.

La Justicia para La Liga de las Sombras es básicamente retributiva: “sostiene que el castigo proporcionado es una respuesta moralmente aceptable a la falta o crimen, independientemente de que este castigo produzca o no beneficios tangible”. Es decir, que la Venganza es el modo correcto de canalizar la ira y de llevar a cabo la Justicia.

Ellos no proponen la fortaleza como Platón contra el alma irascible.

¿Cuál os parece el modo más adecuado para enseñar a un Superhéroe a regir una ciudad? ¿Tenéis vosotros otra idea?