La democracia según el capitalismo

La democracia según el capitalismo

Marx tuvo muchos defectos, pero también algunas pocas virtudes. Entre ellas destaca el haber anticipado esto, que votar signifique comprar, y si no compras, tu voto es nulo.

Anuncios
El capitalismo, ese enemigo que nos unió

El capitalismo, ese enemigo que nos unió

Hubo un grupo de filósofos con intereses y preocupaciones dispares que se han agrupado bajo el genérico nombre de Escuela de Frankfurt (y no Fráncfort). Y, ¿qué tenían entonces estos señores (sí, tampoco había mujeres aquí) en común? Pues que todos ellos tenían un enemigo en común. Un enemigo que impide al ser humano realizarse, que le impide alcanzar el objetivo de la Ilustración kantiana: salir de la minoría de edad y convertirse en autónomos.

Sí, otra vez Kant. Pero ahora los enemigos del ser humano no son uno mismo y los tutores: el enemigo del ser humano es ni más ni menos que el Capitalismo. ¿Cómo es posible? La escritora Naomi Klein nos lo explica en su imprescindible libro La doctrina del shock (del cual han hecho un fantástico documental que os recomiendo encarecidamente):

Marx y sus secuaces pensaban que la mejor manera de acabar con el capitalismo era a través de la revolución violenta. Sin embargo, creo que la Escuela de Frankfurt estaría más de acuerdo con la propuesta del siempre genial Charles Chaplin en su obra espléndida obra El gran dictador:

Tyler Durden fue miembro de la Escuela de Frankfurt

Tyler Durden fue miembro de la Escuela de Frankfurt

Por si aún no lo sabéis, la Escuela de Frankfurt fue muy crítica con la sociedad de consumo basada en un capitalismo feroz. Estos autores nos intentaron demostrar que el único fin legítimo y válido en la sociedad actual es la satisfacción sistemática y continua de nuestras necesidades.

Descubrieron que la sociedad capitalista quiere crear hombres unidimensionales, hombres que no se diferencien entre sí por un pensamiento crítico, sino que compartan unas mismas necesidades ficticias que satisfacer.

Tyler Durden, el protagonista de Fight Club, fue uno de los alumnos aventajados de la Escuela de Frankfurt al intentar crear una corriente filosófica que rechazase cualquier intento de definir al hombre por lo que aparece ser, por su consumo.

El ser humano no es lo que lleva puesto ni lo que se compró ayer en el centro comercial. Es ese vacío que intenta llenar y que no comprende.