Ser como Homer o el comunismo funciona en teoría

Ser como Homer o el comunismo funciona en teoría

Todo estudiante de filosofía debe aspirar a imitar a Homer Simpson en esta escena, por lo menos en esta escena.

La razón de ello es la actitud de Homer ante una de las doctrinas filosóficas más influyentes de la humanidad: Homer no se detiene en el mero estudio de la teoría marxista, sino (y como el propio Marx pedía) realiza una sincera y dura crítica.

¿Funciona o funcionaría el comunismo?

Anuncios
Manual del revolucionario o cuando Ortega renegó de Marx

Manual del revolucionario o cuando Ortega renegó de Marx

Uno de los grandes hits filosóficos del pensador español José Ortega y Gasset fue la famosísima frase:

“Yo soy yo y mis circunstancias”.

Karl Marx, que murió el mismo año que Ortega nació, formuló más humanamente, la misma sentencia:

“Si el hombre es formado por las circunstancias, las circunstancias deben volverse humanas”.

Las grandes revoluciones comienzan cuando se comienza a tratar  a las circunstancias más humanamente.

Despierta a la realidad o la crítica de la Escuela de Frankfurt

Despierta a la realidad o la crítica de la Escuela de Frankfurt

El curso se termina con un grupo de pensadores heterogéneos que tuvieron su punto de partida en el Instituto de Investigación Social. A este grupo de críticos se les denominó Escuela de Frankfurt. Los más destacados son, sin duda, Max Horkheimer y Theodor Adorno, pertenecientes ambos a la primera generación que compuso esta fructífera escuela de pensadores.

Más que filósofos, sociólogos o teóricos (como se los han descrito), más bien habría que decir que fueron críticos, pues a ellos les debemos la famosa Teoría Crítica. Es decir, aunque una de las mayores influencias que tuvieron fue del pensamiento marxista, se dieron cuenta que toda teoría filosófica podía convertirse en ideológica (esto es, en algo así como un dogma del que nadie podía dudar) si los propios autores que formulan la teoría no son críticos con ella misma. Ninguna teoría es perfecta.

Como hemos visto, este fue un error del que adoleció Marx, el cual no fue nada crítico en la formulación del materialismo histórico; su predicción de la abolición de la propiedad privada y de la llegada del comunismo, nunca se cumplió, demostró las importantes lagunas que tenía el marxismo. Y, dicho sea de paso, lo único a lo que dieron lugar sus teorías (mal interpretadas o no) fueron a durísimas dictaduras.

La Escuela de Frankfurt se vio con una amalgama de promesas no cumplidas, especialmente dolorosas dos de ellas: la no llegada del comunismo de Marx (sociedad perfecta donde todos los hombres serían iguales), por una parte, y la emancipación del hombre propuesta por la Ilustración y por Kant (donde dejaríamos atrás la minoría de edad).

Horkheimer y Adorno se dieron cuenta de que, en lugar de ser los hombres más libres, justos, racionales e iguales entre sí, sus cadenas y yugos crecían por doquier. El hombre, creía la Escuela de Frankfurt, debía comenzar a despertarse, a despojarse de una razón que le estaba tiranizando. Una razón mal entendida que no fue la que Kant concibió.

El hombre debía despertar a la auténtica realidad, que no era nada alentadora y halagüeña. El hombre debía recorrer el duro camino que inició Neo en Matrix.