Yo también quiero ser como Sócrates

Yo también quiero ser como Sócrates

La muerte de Sócrates

Hoy en día la gente quiere ser como Beckham, pero antiguamente, hace muchos años, la gente quería ser como Sócrates. Bueno, no del todo, pues parece ser que era bastante feo el pobre hombre.

Pero lo que sí admiraban, u odiaban, aunque todos sabemos que ambos sentimientos son muy parejos, porque Sócrates sabía lo que quería. Y aún más. Sabía lo que sabía, esto es, nada.

Según palabras que se atribuyen al propio Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Y dedicó toda su vida a averiguarlo.

Anuncios
Y Platón tenía razón: conocer es recordar

Y Platón tenía razón: conocer es recordar

La conocida y controvertida teoría del conocimiento de Platón que se puede resumir en la siguiente frase: “conocer es recordar”. Para el filósofo griego, todo aprendizaje que se realizan en las aulas es innecesario y superfluo. Lo que deberíamos, más bien, es ayudar a recordar a nuestros alumnos lo aprendido con anterioridad, pues Platón pensaba que el hombre se componía de alma y cuerpo, el alma era inmortal y preexistente a la unión con el cuerpo, y que ésta, antes de unirse con su cuerpo mortal, ya lo había aprendido todo.

Por el contrario, el siempre científico Aristóteles rechazó rotundamente la afirmación platónica. Él afirmó que el alma, el hombre, era como una hoja en blanco -lo que los medievales definieron como tabula rasa– donde no había nada escrito y que todo lo debíamos aprender.

Sin embargo, la ciencia nos demuestra lo contrario: nacemos con muchos “conocimientos” previos a los que llama instintos y reflejos. Es más, sabemos incluso matemáticas al nacer.

Aquí os dejo el vídeo de National Geographic donde habla de los conocimientos previos que tienen los bebés al nacer: La ciencia de los bebés.