La Escuela de Frankfurt te amuebla la cabeza

La Escuela de Frankfurt te amuebla la cabeza

Los creativos de Ikea son unos genios, lo reconozco. Y que saben de filosofía, no lo dudo.

Ellos, como la Escuela de Frankfurt, te amueblan la cabeza. ¿Cómo? Señalando que la razón instrumental, que es acrítica, no conduce a nada.

Sólo aquellos que están predispuestos a la autocrítica, están preparados para progresar.

Ser como Homer o el comunismo funciona en teoría

Ser como Homer o el comunismo funciona en teoría

Todo estudiante de filosofía debe aspirar a imitar a Homer Simpson en esta escena, por lo menos en esta escena.

La razón de ello es la actitud de Homer ante una de las doctrinas filosóficas más influyentes de la humanidad: Homer no se detiene en el mero estudio de la teoría marxista, sino (y como el propio Marx pedía) realiza una sincera y dura crítica.

¿Funciona o funcionaría el comunismo?

Un grupo de hombres llamados la Escuela de Frankfurt

Un grupo de hombres llamados la Escuela de Frankfurt

Se conoce como la Escuela de Frankfurt a un grupo de pensadores de intereses dispares cuyo centro común era el conocido Instituto de Investigación Social y que desarrollaron un pensamiento y una actitud crítica contra la situación y l sociedad  de su época.

Dos de los autores más destacos que formaron parte de esta Escuela (de las numerosas generaciones de pensadores que la formaron) fueron el filósofo y sociólogo Max Horkheimer y Theodor W. Adorno, los cuales se ocuparon de amplísimos y muys dispares campos de conocimientos.

Para profundizar en el pensamiento de estos dos grande autores, os dejo aquí el comentario de texto (pincha aquí).

La historia de Sísifo y la culpa según Nietzsche

La historia de Sísifo y la culpa según Nietzsche

Cuenta la tradición que fue Sísifo condenado por los dioses a empujar eternamente una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio.

En su feroz crítica contra los valores de Occidente, Nietzsche se detuvo especialmente en el concepto de culpa como sentimiento que, según él, el cristianismo y el judaísmo se inventaron para tener sometidos a los débiles y evitar que los hombres superiores destacasen por encima del resto.

Sísifo, que era considerado el más astuto de los hombres y que sería el promotor del superhombre nietzscheano, pagó un alto precio por su atrevimiento: burlarse de Hades, dios del inframundo.

Desconozco si Sísifo se sintió culpable, lo cual dudo, pero sí fue castigado duramente. Para Nietzsche la culpa, el arrepentimiento es un error inventado por los débiles para dominar a los hombres de voluntad débiles. Los hombres superiores, poseedores de una férrea voluntad –voluntad de poder– han dejado a un lado la culpa.

Fijaos en el siguiente fragmento de la película La cinta blanca.

Pero, ¿es cierta esta crítica nietzscheana a uno de los conceptos claves de la moral? ¿No es la culpa la otra cara de la moneda de la responsabilidad?

¿La crítica filosófica? o ¡Aggg! ¡Esto es indignante!

¿La crítica filosófica? o ¡Aggg! ¡Esto es indignante!

Para algunos la Filosofía es el arte de qujarse y de hacer muchas y muchas preguntas (también, muchas de las cuales, dicen, no tienen respuesta). Esta forma de pensar tiene su máximo estandarte en una cita de Brian, el perro parlante de la brutal serie televisiva Padre de familia:

“Pues si no te gusta, te metes en Internet y protestas”.

Platón afirmaba que la Filosofía nace de la capacidad de sorpresa del ser humano; más bien, habría que decir, de la capacidad de indignarse que pueda desarrollar.