La constante de David Hume

La constante de David Hume

david_hume

David Hume no fue sólo un filósofo empirista, sino uno de los grandes protagonistas de una de las mejores series de televisión de todos los tiempos, Lost (Perdidos).

Ambos personajes, el filósofo escocés y el protagonista también escocés de Perdidos, se caracterizan con una búsqueda incansable de una constante. Pero curiosamente con desigual resultado.

El filósofo que tenemos que estudiar se caracteriza por ser uno de los representantes del escepticismo filosófico. Tras analizar el contenido de la mente humana y encontrar en ella sólo impresiones e ideas, dedujo que todas las ideas que tenemos en la mente tienen que tener su origen en una impresión sensible, en la experiencia.

A esto lo llamó el principio de correspondencia, que es algo tan antiguo como el dicho popular: “Si no lo veo, no lo creo”.

¿Cuál fue, pues, la constante de David Hume? Tanto para uno como para otro, la constante fue la incertidumbre de encontrar algo que resistiese a toda duda, algo que superase el principio de correspondencia. Desgraciadamente, como sabéis, el resultado que obtuvieron el filósofo  escocés y el personaje de Perdidos fue dispar.

Anuncios