La historia de la Filosofía según Nietzsche

La historia de la Filosofía según Nietzsche

Nietzsche

Anuncios
Alguien a quien solía conocer

Alguien a quien solía conocer

El músico de origen belga Goyte ha creado una fantástica canción titulada Somebody that I used to know (que da título al post y que aparece arriba subtitulada en español) dentro de su álbum Figure 8 del 2000.

Encontré hace poco esta canción gracias a una amiga y creo que Goyte refleja muy bien el sentir de filósofos como Nietzsche o Sartre, los cuales miran hacia atrás, hacia el pasado que nos nutre y nos (de)forma de un modo en ocasiones nostálgico.

Tanto Sartre como Nietzsche, y tanto como muchos otros filósofos que no aparecen en las páginas de vuestro libro, miran con lánguida tristeza a una tradición filosófica que consideran errónea.

Sartre como habéis apreciado tiene una visión pesimista y Nietzsche no mucho más optimista. Ellos saben que han perdido a Dios y esa pérdida se nota y mucho. Dios es ese “alguien” que aparece en la canción de Goyte y al que Nietzsche y Sartre le culpan de sus males.

Qué hacer ahora, esa es la pregunta que se hacen: Dejar de un lado a Dios o recuperarlo.

La filosofía de Nietzsche según Marilyn Manson

La filosofía de Nietzsche según Marilyn Manson

Creo que todos sabéis quién es Marilyn Manson, ese cantante y compositor de heavy metal (que los puristas me disculpen si su obra ha evolucionado en alguna dirección que desconozca) de apariencia bastante siniestra.

Gustos a parte, creo que es un buenísimo ejemplo de la aplicación de ideas filosóficas, en este caso de Nietzsche (ya sabéis cuánto le gustaba al filósofo alemán la música; es conocido que incluso tocaba muy bien el pianos), a otras artes, en concreto a la música.

La canción de Manson The Fight Song es un excelente ejemplo de una música auténticamente nietzscheana (aunque creo que a Nietzsche le gustaba más la música clásica). Fijaos sobre todo en la letra, vienen los subtítulos en español incluidos.

¿Existe Dios? El dilema de Platón y la demostración de Dios

¿Existe Dios? El dilema de Platón y la demostración de Dios

 Muy a pesar de todo los alumnos de Filosofía y de su gran discípulo Aristóteles, Platón ha sido uno de los filósofo más importantes de toda la Antigüedad, cuya influencia se puede notar aún hoy.

Platón, que como sabemos se llamaba realmente Aristocles y que “Platón” era sólo un apodo debido a sus “enormes espaldas”, dejó en su teoría de la ideas bastante claro que la idea de Mal no existía, que no había idea alguna en el mundo de la Ideas que se correspondiera con la maldad y la injusticia que existe en el mundo.

Para el filósofo griego, y para gran parte del pensamiento cristiano medieval, el mal, tal y como nosotros lo entendemos, es la ausencia de Bien.

Aún así, ha habido a lo largo de toda la historia de la Filosofía muchos pensadores que han buscado un origen del mal en el mundo, origen que muchos han achacado a Dios. Si como Santo Tomás de Aquino  afirmaba en sus 5 vías de la demostración de la existencia de Dios, Dios era la causa de todos los seres, algo que Aristóteles denominó la causa incautada, ¿por qué no atribuirle también el mal en el mundo?

Muchos filósofos han culpado a Dios de ser éste el causante del mal en el mundo, pues Él, que es omnipotente (esto es, que puede hacerlo todo) y no evita ni erradica el mal que existe en el mundo. Este argumento se conoce como paradoja de Epicuro, pues fue él quien la formuló:

“O Dios quiere evitar el mal y no puede;
O Dios puede y no quiere;
O Dios no quiere y no puede;
O Dios puede y quiere”.

continuación os dejo una respuesta que se le atribuye históricamente al gran físico Albert Einstein.

¿Estáis de acuerdo con Einstein? O ¿por el contrario, pensáis, como consideran ahora algunos filósofos, que Dios no existe y él no es causa de nada?

El sentido de la vida o cuando Woody Allen se hizo cristiano

El sentido de la vida o cuando Woody Allen se hizo cristiano

Nietzsche, en su feroz crítica a la filosofía occidental, descartó como falsos a los que él denominó “dispensandores de sentido“, esto es, Dios, la Razón, el Progreso, el Bien… Son, para Nietzsche, inventos del lenguaje, mera metáforas que el ser humano ha convertido en verdades absolutas.

El filósofo de Röcken acabó con ellas con la famosísima “muerte de Dios”.

¿Qué nos queda? Perspectivismo y jovialidad: todas las interpretaciones, posiciones, valores, son igualmente válidos y con eso (y sólo con eso) nos debemos de conformar para vivir y disfrutar la vida.

Otros, como Mickey, el protagonista de la desternillante Hannah y sus hermanas, interpretado por Woody Allen, buscan el  sentido de la vida ante la visión incrédula de sus padres judíos en el cristianismo criticado por Nietzsche.

La alienación religiosa o quién es el culpable

La alienación religiosa o quién es el culpable

El filósofo alemán Karl Marx fue un lector voraz y un gran conocedor de su tiempo. Es conocido que Marx, además de estudiar derecho y filosofía, se interesó por la economía y la historia. En sus lecturas se topó con otro filósofo, que si no hubiera sido por la crítica y elaboración de Marx, no hubiera trascendido, Ludwig Feuerbach.

Feuerbach, que además de ser filósofo, se interesó por  antropología de la religión, consideró que la base de la religión es la alienación. ¿Qué es esto? Alienarse es evadirse, desposeer al hombre de algunas de sus cualidades y atribuírselas a otro, que manda y decide sobre el destino de aquél.

Para Feuerbach, Dios era la creación del hombre, creación que le sometía y le impedía auto-realizarse. Y posiblemente tuviera razón.

Marx, que fue más economista que filósofo o antropólogo, pensó de manera distinta la alienación. Para él, la principal causa de la alienación del hombre era la económica: el hombre concreto, el proletario, deja de ser tal para convertirse en una mera mercancía que puede ser sustituida, usada y manipulada. Y vendida.

Marx también criticó duramente la religión con la famosa frase, la religión es “el opio del pueblo”. Y hay que concederle razón. La religión era la evasión, como ahora lo es la televisión, internet, la educación recibida… cuando nos impide actuar y transformar las injusticias de la sociedad. La eterna justificación para no actuar.

Un ejemplo práctico de lo que Marx intentó mostrar es la entrevista al “héroe” de Watchmen (Los vigilantes)Rorschach. Rorschach, que es un sobrenombre con el que actúa impartiendo “justicia” el perturbado Walter Kóvacs, personaje de ficción de la película Watchmen, desea acabar con la depravación e injusticias de la sociedad que le ha tocado vivir. Fijaos en el diálogo final (después del asesinato que es un poco desagradable).

Rorschach está cansado (y también está loco, pero hay que concederle razón en lo que dice) de que la gente busque excusas en Dios, tal y como criticaba Marx. Si hay injusticias, el culpable no es Dios (él reconoce así su horrendo crimen). Si el hombre sufre, es el hombre el culpable de permitirlo.

¿Os parece que la crítica de Marx sigue siendo válida?