Los ricos no crean empleo

Los ricos no crean empleo

Parece que el espíritu de Marx aún sigue vivo.

Anuncios
Marx para dummies

Marx para dummies

Toda primera vez suele ser dura y más cuando se tiene la oportunidad de conocer por vez primera el pensamiento de Marx.

Yo, que considero que la economía… es una disciplina importante, cuando era estudiante de Filosofía, se me hacía cuesta arriba la obra de Marx. La mayor dificultad: la cantidad de conceptos nuevos que aparecen y que no sabía a qué designaba cada uno (plusvalía, modo de producción, fuerzas productivas, relaciones de producción, alienación, etc.)

Con este estupendo esquema realizado por una profesora de Filosofía de un instituto de Valencia, espero que os ayude a comprender toda la majestuosidad (y complejidad) de este gran filósofo:

Haz click en la imagen para ampliarla.

¿La aparición de un nuevo tipo de hombre? ¡Consumistas del mundo, comprad!

¿La aparición de un nuevo tipo de hombre? ¡Consumistas del mundo, comprad!

Como ya hemos explicado, uno de los objetivos fundamentales de la Escuela de Frankfurt es realizar el sueño de la Ilustración, el sueño que tanto desveló a Kant: la emancipación del hombre. Que no es otra cosa que la búsqueda de la felicidad, felicidad entendida como liberación de cualquier tipo de cadenas que impidan al hombre ser él mismo. Una definición muy al gusto de Platón.

Horkheimer, que fue un estudioso de Marx, pero un estudioso crítico de su filosofía, se dio cuenta que no sólo la economía es clave para entender la sociedad que nos llena la cabeza de deseos, sino que la ideología es también fundamental para moldear al hombre, pues permite uniformar sus pensamientos, convicciones, deseos y convencerle de que no hay fines últimos a la manera de Aristóteles, sino que todo (y todos) somos medios para algo más. De que todo vale con estar satisfecho.

La sociedad de hoy, el famoso Estado de bienestar, nos está proporcionando una cantidad insospechada de medios  para que no se queden sin satisfacer ninguno de nuestros deseos… Su único objetivo es que no quede alguno sin realizar.

Pero ¿es éste el hombre soñado por Kant? ¿Consumidores pasivos de una ilimitada oferta de deseos todos ellos altamente aptetecibles y fácilmente realizables?

Os dejo una serie de reflexión en torno a la Psicología económica que dibuja muy bien el tipo de hombres que somos hoy en día:

La segunda parte sigue a continuación:

¿No somos éstos pobres hombres nosotros mismos? ¿No se trata de una descripción de la caverna de Platón?