La fórmula para la felicidad de Tomás de Aquino

La fórmula para la felicidad de Tomás de Aquino

Anuncios
¿Existe Dios? El dilema de Platón y la demostración de Dios

¿Existe Dios? El dilema de Platón y la demostración de Dios

 Muy a pesar de todo los alumnos de Filosofía y de su gran discípulo Aristóteles, Platón ha sido uno de los filósofo más importantes de toda la Antigüedad, cuya influencia se puede notar aún hoy.

Platón, que como sabemos se llamaba realmente Aristocles y que “Platón” era sólo un apodo debido a sus “enormes espaldas”, dejó en su teoría de la ideas bastante claro que la idea de Mal no existía, que no había idea alguna en el mundo de la Ideas que se correspondiera con la maldad y la injusticia que existe en el mundo.

Para el filósofo griego, y para gran parte del pensamiento cristiano medieval, el mal, tal y como nosotros lo entendemos, es la ausencia de Bien.

Aún así, ha habido a lo largo de toda la historia de la Filosofía muchos pensadores que han buscado un origen del mal en el mundo, origen que muchos han achacado a Dios. Si como Santo Tomás de Aquino  afirmaba en sus 5 vías de la demostración de la existencia de Dios, Dios era la causa de todos los seres, algo que Aristóteles denominó la causa incautada, ¿por qué no atribuirle también el mal en el mundo?

Muchos filósofos han culpado a Dios de ser éste el causante del mal en el mundo, pues Él, que es omnipotente (esto es, que puede hacerlo todo) y no evita ni erradica el mal que existe en el mundo. Este argumento se conoce como paradoja de Epicuro, pues fue él quien la formuló:

“O Dios quiere evitar el mal y no puede;
O Dios puede y no quiere;
O Dios no quiere y no puede;
O Dios puede y quiere”.

continuación os dejo una respuesta que se le atribuye históricamente al gran físico Albert Einstein.

¿Estáis de acuerdo con Einstein? O ¿por el contrario, pensáis, como consideran ahora algunos filósofos, que Dios no existe y él no es causa de nada?

Una evaluación más o cómo seguir hambrientos y alocados

Una evaluación más o cómo seguir hambrientos y alocados

Mi adorado Steve Jobs nos deja un discurso que me gustaría que lo tomaseis como vuestro; una reflexión de un genio que ante las dificultades (y tuvo muchas, de eso no os quepa la menor duda), no se rindió. Es un discurso que a todo profesor le gustaría dar, ésta es mi pequeña despedida:

Sólo nos queda el último empujón, ahora se verá quién sabe sacar una lección provechosa para la vida.

El examen, para los que son un manojo de nervios o quienes, a pesar de llevar todo un curso tras de sí, consta de 4 preguntas:

1- Comentario de texto (de uno de los cinco autores: Platón, Santo Tomás, Kant, Marx y Nietzsche).

2- Contexto histórico (del mismo autor del que sea el comentario).

3- Pregunta de teoría a desarrollar (del mismo autor que el comentario y el contexto histórico).

4- Relación de un aspecto de la filosofía del autor del texto con otros dos autores. Aquí hay dos puntos a señalar:

  • El aspecto a relacionar se dará en el examen (moral, sociedad, teoría del hombre, crítica a la metafísica, crítica a la religión, concepción de la realidad, etc.)
  • Los autores a relacionar o bien se os darán ya establecidos en el examen o serán a elección vuestra.
Estos cinco autores son la base: los demás, depende de vuestra capacidad de comprensión y relación.
Os recuerdo que el examen de Filosofía es el Viernes 20 de Mayo (tanto para los alumnos del grupo A como para los del B, estaremos todos juntos) en la clase de 2º de Bachillerato “B” (que es más espaciosa) a las 10,20.
Para quienes se presenten en Selectividad (PAU) a Filosofía las clases de apoyo serán los días 6 y 7 de Junio (Lunes y Martes) de 12,40 a 14,30 (las dos últimas horas) para los alumnos del A y del B (también estaremos todos juntos).
Para cualquier duda, como siempre aquí.
El dilema de Spider-Man o cómo para ser un buen Superhéroe hay que conocer la ley natural

El dilema de Spider-Man o cómo para ser un buen Superhéroe hay que conocer la ley natural

Algo es claro: si las sociedades funcionan, si la convivencia en clase y en casa es posible, es porque todos respetamos la ley natural. Aunque seguramente cada uno por diversas razones.

El que vosotros podáis esperar tranquilamente el bus en la parada leyendo un libro sin tener que levantar cada dos por tres la mirada en busca de peligros, se debe a que esperáis que todos los ciudadanos respeten la ley natural, que no atenten contra ella, ¿no?

Pues si esto es importante, cuanto más para llegar a ser un Superhéroe. El jovencísimo Peter Parker en Spider-Man debe aprender, gracias su tío Ben, (que sé por fuentes fidedignas que estudió a fondo a Santo Tomás) que “un gran poder requiere una gran posibilidad”.

Esta gran frase en términos filosóficos implica que Peter debe aprender a respetar la ley natural. Él que tiene superpoderes, que puede hacer picadillo a sus compañeros de clase, que puede infringir la ley natural sin ningún temor a represalias, es él el que más se tiene que aferrarse a ella e intentar que los demás también la cumplan. ¿Por qué? Muy fácil.

Lo que diferencia a los héroes de los villanos en todas las películas de Superhéroes no es el traje o el color de pelo. O su lugar de nacimiento. La diferencia clave  es que los villanos infringen la ley positiva (esto es, el conjunto de normas de cada ciudad o país y que normalmente se basa en la ley natural) y los héroes intentan que éstos la respeten.

¿Qué haríais vosotros en el lugar de Peter? ¿Héroe o villano?

La Ley natural o cuando todo se va a la mierda

La Ley natural o cuando todo se va a la mierda

Uno de los aspectos más controvertidos e interesantes de la Filosofía de Tomás de Aquino es su teoría de la Ley Natural. El Aquinate, siguiendo la concepción de Aristóteles del Hombre, considera que todos, todos los seres humanos (independientemente de su cultura, raza o nación) tienen los mismos fines, las mismas tendencias.

A estas tendencias, a las que todos respetamos y seguimos de manera instintiva e inconsciente, las llamó leyes naturales. Él enunció tres:

  1. En tanto que sustancias, todos los seres vivos tienden a preservar la especie.
  2. En tanto que  animal, todos los seres vivos tienden a propagar la especie.
  3. En tanto que seres racionales, sólo el hombre tiende a buscar la Verdad.

Según Santo Tomás todos respetamos estas leyes, aunque como él también observó no siempre.

Entonces se plantea un grave problema: ¿cómo y por qué que ocurren asesinatos? ¿No va eso en contra de la ley natural? ¿Eso quiere decir que el ser humano puede actuar contra su naturaleza? La respuesta es clara: sí.

Pero qué ocurre entonces en el hombre cuando atenta contra la ley natural ¿Tenemos algo así como una conciencia que nos dice que hemos hecho mal? ¿Se puede acallarla?

Woody Allen nos deja este interesante diálogo entre dos hermanos, que llenos de avaricia y ambición, han cometido una asesinato para resolver los problemas económicos que su afición al juego les había causado. La película se llama El sueño de Casandra.

 

Qué puede hacer Santo Tomás por mí o cómo estudiar la Escolástica

Qué puede hacer Santo Tomás por mí o cómo estudiar la Escolástica

Santo Tomás de Aquino (1225 – 1274) es y ha sido un célebre teólogo y filósofo que, a parte de sus visiones místicas que le llevaron a rechazar todo lo que había escrito con anterioridad, ha pasado a la Historia de la Filosofía como el conciliador entre Aristóteles y el Cristianismo. Recordad que una parte de  las obras de Aristóteles fueron consideradas como heréticas por el Papa Gregorio IX en torno al 1213.

Su pensamiento, que toma como fuente la filosofía de gran discípulo de Platón, Aristóteles, es un intento de explicar la realidad compleja de la  Edad Media, época de lucha en torno al concepto de Verdad y a la demostración de Dios. Santo Tomás se ocupó no sólo de esto, sino que teoretizó acerca de la Ética y la Política de modo inusuales para un tiempo tan impreganado de la Doctrina de la Iglesia. Fue el primer formulador de la ley natural tal y como  la entendemos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Una clave para enfrentarse a un examen sobre el pensamiento de Tomás de Aquino es tener muy claro la Ética y la Política de Aristóteles (aunque eso ya no entre y sea ya de la 1ª Evaluación, os habréis dado cuenta que es la clave).

Como siempre os digo, lo más importante es entender (y eso requiere un estudio diario, así como seguir las explicaciones en clase), para luego estudiar los diferentes apartados. Sin eso, acabaréis todos como Belén Esteban.

Para cualquier duda que tengáis para el examen, razón aquí.