La filosofía es un viaje que se acaba con la muerte

La filosofía es un viaje que se acaba con la muerte

No, no me he vuelto pesimista o apocalíptico. Sólo deseo revindicar una antigua tradición, que nace entre otros con Platón, y que afirmaba que la filosofía es una terapia, preparación para la muerte.

Sólo aquel que ha vivido una vida intensa y digna (“la vida sin examen no es digna de ser vivida, decía Sócrates), no será sorprendido por la muerte.

Yo también quiero ser como Sócrates

Yo también quiero ser como Sócrates

La muerte de Sócrates

Hoy en día la gente quiere ser como Beckham, pero antiguamente, hace muchos años, la gente quería ser como Sócrates. Bueno, no del todo, pues parece ser que era bastante feo el pobre hombre.

Pero lo que sí admiraban, u odiaban, aunque todos sabemos que ambos sentimientos son muy parejos, porque Sócrates sabía lo que quería. Y aún más. Sabía lo que sabía, esto es, nada.

Según palabras que se atribuyen al propio Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Y dedicó toda su vida a averiguarlo.

Sócrates o el nacimiento de un nuevo tipo de “superhéroe”

Sócrates o el nacimiento de un nuevo tipo de “superhéroe”

A pesar de no haber escrtio ningún libro, Sócrates es sin lugar a dudas el fiósofo más importante de toda la Antigüedad Clásica.

No le hizo falta. Sócrates supo ver que la auténtica filosofía no reside en las grandilocuentes conferencias y en voluminosos libros bellamente escritos, sino que la filosofía se demuestra y se muestra en nuestro obrar.

Creo que Sócrates estaría bastante de acuerdo con la afirmación que Bruce Wayne, más conocido como Batman, hace suya: “Se nos conoce por nuestros actos”.

A Sócrates sobre todo lo conocemos por sus actos, que intentaron cambiar el mundo.

Para que comencéis a descubrir al auténtico héroe que se esconde bajo la capa de Sócrates, os dejo un interesante vídeo sobre su pensamiento.

El ejemplo de Tyrion Lannister o la sinceridad del filósofo

El ejemplo de Tyrion Lannister o la sinceridad del filósofo

No es por la estatura ni por su fealdad, pero Tyron Lannister (para los más despistados, uno de los protagonistas de la conocidísima saga literaria y serie televisiva Juego de Tronos) me recuerda a la figura del filósofo griego, Sócrates, que fue despreciado por los hombres de su tiempo por su fealdad.

Sócrates como Tyrion estarían de acuerdo en algo fundamental en la labor filosófica: la sinceridad con uno mismo sobre quién se es de verdad. Y la ironía.

Para ser filósofo, para perseguir la verdadera filosofía, uno debe ser sincero consigo mismo y aguantar toda la verdad sobre quien es y sobre la realidad; no se puede mirar hacia otro lado. Aunque para ello pueda usarse de la ironía y burlase de lo más preciado para el resto de los mortales.