El mito del carro alado explicado para dummies

El mito del carro alado explicado para dummies

Anuncios
El viaje de la memoria o el error de Hume

El viaje de la memoria o el error de Hume

El filósofo David Hume, como muchos de nuestros contemporáneos, rechazaba la existencia del alma por el simple hecho de que no se ve. Hume, que era un empirista consecuente, sólo admitía como verdadero aquello que se pudiera observar por los sentidos. Para Hume no hay existe más verdad .

Entonces, ¿si no hay alma, qué soy? Hume pensaba que somos memoria y sin memoria no somos nada.

Paco Roca, el genial historietista español, ha descrito en Arrugas (novela gráfica llevada al cine y que os recomiendo que leáis encarecidamente) una feroz defensa al pensamiento de Hume: sin memoria, no somos nada; sólo marionetas.

¿Estáis de acuerdo? Yo no.

Todo lo que Campofrío nos enseñó de la antropología de Platón

Todo lo que Campofrío nos enseñó de la antropología de Platón

Que uno hace filosofía sin proponérselo es una verdad fundamental desde Sócrates.

Pero gracias a anuncios tan geniales como éste de Campofrío, las clases de filosofía platónica serán mucho más fáciles: reencarnación, reminiscencia, acesis, desprecio del cuerpo…

No somos nuestro cuerpo o cuando Platón fundó El club de la lucha

No somos nuestro cuerpo o cuando Platón fundó El club de la lucha

La visión negativa de Platón del cuerpo ha permenaciendo casi inalterable hasta nuestros días. Pero él no fue, ni mucho menos, el creador de esta particular concepción del ser humano. Fue por influencia del orfismo y del pitagorismo como llegó a considerar que lo más excelso que posee el ser humano es el alma.

Platón, cuyo auténtico nombre era Aristocles, pensaba que el cuerpo era una cárcel de la que debemos liberarnos para que nuestra alma pudiera retornar al mundo de las Ideas. Platón defendía un dualismo antropológico, donde el elma predomina sobre el cuerpo.

Siglos más tarde, el escritor norteamericano Chuck Palahniuk escribió  Fight Club, que David Fincher llevaría al cine. El club de la lucha(1999) es una de las películas más impactantes y filosóficas que he visto. En ella, un don nadie, que se afana en muebles Ikea y posesiones lujosas para ser alguien, conoce a Tylor Durden, uno de los personajes del cine más fascinantes que conozco.

En este fragmento que os pongo, Tyler Durden, interpretado por Brad Pitt, se dirige a su séquito de don nadies que pretenden ser alguien. Platón hacía lo mismo con sus alumnos en la Academia: el cuerpo no sirve para nada, sólo nos debemos preparar para la muerte.

Si no somos nuestro trabajo, ni nuestra cuenta corriente, ni el coche ni la cartera. ¿Qué somos? ¿Qué nos define?

Tylor Durden, otro discípulo díscolo de la Academia como Aristóteles, no nos plantea una posibiliad real de autorrealización ni de felicidad.

¿Qué somos entonces?