Lo que Samsung y Apple tienen que aprender de Horkheimer

Lo que Samsung y Apple tienen que aprender de Horkheimer

Es muy fácil quejarse desde el sofá de tu casa de lo mal que va el mundo. La queja y la crítica son fáciles de realizar. La autocrítica, no.

De eso sabían mucho la Escuela de Frankfurt, especialmente Adorno y Horkheimer. Ellos descubrieron que la teoría tradicional dominaba la filosofía: ver los errores de las teorías de otros y no los tuyos. Por ello propusieron la teoría crítica: la forma de ver el mundo que se cuestiona si estamos contemplando correctamente el mundo.

Que se lo digan a Samsung. Y a Apple.

Anuncios
El filósofo más caro del mundo

El filósofo más caro del mundo

El fantástico anuncio que os dejo a continuación es de la DGT y se titula “Las gafas más caras del mundo”.

Aristóteles, que perfectamente podría ser conocido como “El filósofo más caro del mundo”, sabía que lo más valioso y preciado del ser humano es su felicidad y que esa anhelada felicidad no es ni sueños ni deseos inalcanzables.

¿Qué es? Decisiones deliberadas gracias a la prudencia, pues sabía que cada decisión que tomamos nos conduce (o aleja) más de la felicidad.

No pienso callarme

No pienso callarme

Para Kant el ser humano es un animal paradójico, pues vive a camino entre dos abismos: la libertad y las leyes de la naturaleza.

Según nuestro filósofo, lo asombroso del hombre es que siendo libre, puede dejar de serlo, y siendo libre, hay cosas que nunca podrá elegir.

Dirá, que aquellas que puede elegir, no permita nunca que nadie le quite esa opción.

¿Se equivocó Hobbes?

¿Se equivocó Hobbes?

Ahora que hemos tenido el mal ante nosotros, se nos hace más patente la terrible sentencia de Plauto, que Hobbes tomó, de que “el ser humano es un lobo para el propio hombre”.

Sin embargo, muchos afirman que esto no es así. El día a día, sostienen, nos trae pruebas de justo lo contrario. Pero, ¿si es así, si el ser humano realmente es bueno, por qué existe el mal?

La respuesta está en el anuncio de lotería de 2014: el mal existe cuando los buenos hombres no hacen el bien.